Pg. 354-355

”Tu compromiso esta saldado con este libro que estás escribiendo. Pero la humanidad está necesitada de conocimiento para poder despertar a tiempo. A partir del 2012, se darán unos condicionantes cósmicos que enviarán a la Tierra una nueva frecuencia que impulsará el despertar a las personas que estén en una sintonía elevada, conscientes y presentes.

”Tú casi has cumplido, pero, como conocemos tu corazón, hoy te mandamos este presente para que puedas elegir libremente tu camino. Si sigues con tu misión de ayuda al ser humano, el Universo te arropara con su energía y conocimiento y con las preciosas perlas de amor y luz que les tiene reservado a los seres que entran en esta nueva conciencia. Tú ya has podido saborear alguna porque has realizado un largo camino en este sendero del despertar, pero acuérdate muy bien de lo que voy a revelarte a continuación”.

Un silencio precedió a unas palabras que marcarían mi vida para siempre.

“No hay nada en el Universo más gratificante que llegar a lo más alto desde un plano dimensional bajo. Si lo consigues, sentirás el canto celestial, el amor en todas tus células y la luz divina bañando tus átomos. Desde la densidad material, las sensaciones más elevadas se manifiestan con una intensidad y profundidad de éxtasis.

”La vida en este planeta puede vivirse de tres maneras distintas que haciendo alegoría al cristianismo serian: Vivir tu vida como un infierno, como un purgatorio o estar en el cielo.

”El gran objetivo del ser humano es bajar el cielo a la Tierra. Conseguir esto sería transformar la Tierra e integrar al ser humano en el gran concierto sideral”.

Unas imágenes pasaron por mi mente. Podía ver unas energías de luz y amor que, junto con el aire, revoloteaban por la Tierra transformando todo lo que tocaban y despertando a todos los seres vivos, incluidos los animales y las plantas. Por donde pasaba esta mágica energía, regeneraba, sanaba, equilibraba, armonizaba e impregnaba lo que tocaba con su energía, con una luz amorosa que unía. Se estaba realizando un proceso de despertar a los seres de este planeta, tomando consciencia que todos formamos parte del Uno plenamente conscientes de esta unidad.

Podía sentir que lo que pensaba o sentía cualquier ser formaba parte de mí, su evolución era mi evolución, su sufrimiento y oscuridad también eran míos.

Podía sentir que era imposible evolucionar si no era desde el conjunto y con el Todo.

Un pequeño halo de esta agradable energía tocó dentro de mi corazón y una sensación placentera de amor, armonía y luz interior me embargó. Unas lágrimas de agradecimiento brotaron de lo más profundo y resbalaron por mis mejillas cayendo en el suelo de la plaza cuando unas palabras interiores sellaron el mágico momento: “Con estas lágrimas el Universo unge a la Tierra para que lo que hoy tú has sentido pueda sentirlo toda la humanidad”.

Un silencio interior, una presencia infinita y un amor sublime me nutrían ¿qué me estaba pasando?

Esta pregunta me devolvió, poco a poco, a este mundo y vi a mi amigo observándome con respetuoso silencio. Solo cuando vio que mis ojos le enfocaban, me preguntó:

– ¿A dónde has ido?

Le conté todo lo que había visto mientras él me miraba eufórico.

–Todo lo que estamos descubriendo y viviendo es algo tan fantástico que si lo contamos no nos va a creer nadie.

–Seguramente por eso se está revelando ahora, como bien dices muchas personas no lo comprenderán, pero sí que hay una gran cantidad de ellos que están preparados y necesitan del conocimiento para poder acabar de despertar.

Suspiré profundamente con una sensación entre placentera y nostálgica por la hermosa experiencia que había podido vivir. Sentía que la semilla de este momento estaba germinando en mi interior y deseé desde lo más profundo de mi corazón que nada ni nadie me apartara de este camino.

Miré a mi alrededor, reinaba una gran paz, y pude observar que en todas las mesas había personas con semblante agradable de felicidad y se lo comenté a mi compañero.

–Fíjate en las caras de las personas que nos rodean. Todas son agradables y armoniosas.

–Es verdad –le conocía bien y esperaba una explicación.

– ¿No te extraña que haya recibido tan precioso y elevado presente en un lugar público?

La mirada atenta de Isard seguía esperando un porqué.

Novela autobiográfica.
462 páginas.
ISBN: 978-84-614-8278-8
This website uses own and third party cookies. By continuing navigation, we understand that it accepts our cookie policy. More information in cookies policy. aceptar